Sleep Studio

En 2006, Michael Rothbard y Chris Ann Ernst fundaron Sleep Studio. Los productos de la empresa estaban centrados para ayudar a las personas a dormir mejor con una innovadora espuma de memoria, ViscoFresh.

Cuando Sleep Studio estaba al borde de un brote de crecimiento, Rothbard y Ernst necesitaban capital para llevar su plan a un bueno término. Sin embargo, sabían que un banco tradicional no podría validar su agresivo modelo de negocio y proporcionarles el dinero necesario para seguir adelante.

Un veterano en la industria, Rothbard había trabajado con un factor antes, y sabía que podría ser la solución correcta para la compañía. Poco tiempo después – en 2008 – Rothbard, con la orientación de su contador, ocupó a Capital Business Credit (CBC).

Cuando una compañía se encuentra en sus etapas de la infancia, a menudo es difícil conseguir financiamiento de un banco”, comentó Lee M. Cohen, CPA, contador de la compañía. “Por esta razón, yo sabía que Sleep Studio tendría que recurrir a una fuente alternativa confiable de financiamiento para llegar a donde querían estar”.

CBC proporcionó los servicios de factoraje tradicional, prestando dinero sobre las cuentas por cobrar de Sleep Studio. Como resultado, la compañía pudo obtener crédito por adelantado y ya no tuvieron que esperar los 30, 60 o a veces 90 días para que sus clientes pagaran. Al recibir los pagos sobre sus cuentas por cobrar, les dio el dinero en efectivo para tomar decisiones rápidas y realizar inversiones.

”Entendimos que, dada la recesión y la economía actual, es más difícil para los bancos tener una idea de la calidad crediticia de las empresas más pequeñas”. CBC proporciona el colchón necesario para permitirnos servir a nuestros clientes, así como para realizar inversiones para crecer”, dijo Rothbard. “Sabemos que con un banco tradicional, Sleep Studio no hubiera podido obtener los servicios que proporcionó CBC”.

Después de entrar en una relación con CBC, Sleep Studio experimentó un crecimiento de tres dígitos en 2009. Hoy en día, Rothbard y Ernst atribuyen gran parte de este crecimiento a la ayuda que les proporcionó CBC y la confianza que demostraron en la compañía.